Ya se trate de petróleo, bonos del Tesoro Público, divisas extranjeras o índices bursátiles si se especula con los movimientos de precios de los activos con los contratos futuros se puede perder una gran cantidad de dinero más rápidamente.

Si bien, los inversores minoristas están depositando cada vez más interés en el mercado de futuros, éste ha sido un área tradicionalmente dominada por los grandes bancos y corporaciones como medio para cubrir la exposición al riesgo en los mercados más líquidos del mundo.

Es este interés entre los pequeños inversores lo que puede hacerles perder mucho dinero si no están preparados. Los dos mercados de futuros más populares para los pequeños inversores son el S&P 500 E-mini basado en el Índice Standard & Poor’s 500 junto al mercado de contratos del petróleo, ambos gestionados por CME Group, la compañía más grande en el mercado de futuros y derivados financieros.

La principal causa del repentino interés por este producto ha sido la volatilidad del mercado del crudo, así como la incertidumbre económica y geopolítica. De todas formas, los futuros son más aptos para inversores más sofisticados puesto que es necesario tener la información suficiente para no arruinarse negociando contratos de futuros.

La creciente demanda de los inversores se ha visto estimulada por los recursos educativos y comerciales que se han puesto a su disposición. Es por esto, que muchas firmas de corredores online han invertido en plataformas de derivados y ya incluyen el comercio de futuros. Además nuevas empresas de servicios de inversión ofrecen a sus clientes la posibilidad de diseñar su propio algoritmo de negociación.

La diferencia clave entre las opciones binarias y los futuros es que las primeras otorgan al comprador el derecho a comprar o vender un activo durante un período determinado de tiempo, mientras que los segundos crean la obligación de comprar o vender un activo en una fecha futura.

Para los inversores que buscan activamente un mercado abierto las 24 horas del día, los futuros ofrecen las plataformas más líquidas y diversas que existen para operar. Es el lugar más fácil para entrar, abrir una cuenta y operar con nuestras ideas sobre una base global.

Por el contrario, si el objetivo del inversor es simplemente cubrir una cartera de valores, las opciones son generalmente la mejor solución y la más simple. Por un lado, usted puede operar a través de una cuenta de valores sin necesidad de encontrar un corredor de futuros para negociar cualquier el contrato que necesite.

Deja un comentario